11.3.10

flaca, cortala

- En serio, cortala.
- No lo hago intencionalmente.
- No sí, eso está claro. Pero ya estas rozando lo patético. Listo, ya fue, estás bajoneada, gran cosa. A todos les pasa. Armá planes.
- Ya tengo planes.
- ¿Ah, sí?
- Sí. Mañana tengo que ir al consultorio a ayudar a la secretaria nueva y a la mañana quiero ponerme con Sociedad y Estado. El domingo voy a ver Alicia en el País de las Maravillas con las chicas y el martes es el cumpleaños de Mejor Amiga. Y jazz.
- Bueno, okey, entonces dejá de arrastrarte por ahí con cara de tarada y llorando por todo. Estás sensible, sí, siempre te pasa, ya lo sabés, no es ninguna novedad. Pero aflojá con las entradas monótonas y malhumoradas, esas giladas escribilas en tu diario. A lo sumo en tu blog escribí algo del estilo "estoy de mal humor" y nada más. Dejate de joder, en serio.
- Siempre tan simpática vos.
- Y bueno corazón, si seguía dejando que te enredaras entre tus barditos-sin-sentido, esto no terminaba más.