19.5.10

hasta acá nomás

Cuando tenía 5 años mi mejor amiga era R. Éramos insoportablemente inseparables. En 4to grado me cambié de colegio y nos veíamos cada finde. Ella se mudó a Palermo y nos seguimos viendo igual. Cuando empezamos la secundaria se volvió a mudar a Boedo. Entró en un colegio "religioso" en el que, con toda la furia, aprenden a multiplicar y a dividir y yo a uno donde si no estudiás te cogen. Lógico, el interés por el estudio define cosas. Nos empezamos a distanciar, nos veíamos cada vez menos y ya casi no teníamos cosas en común. Lo que ella me contaba me horrorizaba y lo que yo le contaba la aburría. Dejamos de vernos y la amistad se cortó. Fue choto porque no está bueno perder a tu mejor amiga, pero era inevitable.
Paralelamente, a los 8 años me empecé a pegotear con D. Era mi mejor amiga de la colonia y de natación y un tiempito después la quería tanto como a R. Mi viejo la adoraba y su vieja a mí. Hasta hace dos años nos veíamos poco porque nuestros horarios no coincidían, pero cuando nos veíamos era como si nos hubiéramos visto el día anterior. Después no sé qué pasó. La última vez que la vi fue en las vacaciones porcinas, el año pasado. Desde el verano vengo rompiéndole las pelotas para vernos. Está bien, podés colgar un poco, incluso podés colgar mucho... pero cuando pasa esto, cuando es obvio que se terminó, no hay vuelta que darle. Y duele como quemarse con aceite hirviendo.
Evidentemente las "mejores amigas" me duran 10 años.