2.1.11

colgada, quemada, tarada

Así volví. Y no sé.
Fue el mejor año nuevo en mucho tiempo, porque claramente una no puede esperar menos de un fin de año con dos amigas en la playa brindando con cuharitas de helado.
Y fueron vacaciones de lo más geniales. Y es todo genial. Y no sé.
Creo que a este blog le llegó la hora de descansar un tiempito.
O no, capaz mañana me arrepiento.
Pero no sé.
Feliz 2011 para mí. Y para mi agenda nueva de Maitena que me voy a llenar.
Chauchis.