6.4.11

no es que me gusten las mujeres, PERO

Seguro que las dos chicas pseudochilenas que hoy viajaron en el mismo colectivo que yo pensaron que estaba fantaseando con ellas. Pero no eh.
Lo que pasaba era que no podía dejar de mirarlas, tenían una manera de hablar re magnética y además el acento que tenían era genial. Y estaban re bien vestidas las dos y hablaban sobre un viaje de 4 meses a Hawai, donde una piba, la hermana de Sol, según parece, no disfrutaba nada y estaba re insoportable y re densa y no, viste, no. Des eso hablaban. Y yo las miraba fascinada, como una pelotuda, desde el asiento de enfrente.