7.7.11

soy tan nerdita que vine sonriendo por la calle

Porque aprobé. Sí. Aprobé. Jáh.
Queda una una solita el sábado 16 y listo, ya estamos (por esta mitad del año, claro esta).
Tanta felicidad junta que los músculos de la cara no se controlaron y sonrieron onda sonrisa de feliz cumpleaños, sonrisa de aprobé-anato-embrio-e-histo.
Y encima en el colectivo había atrás mío un señor padre con una voz re atractiva que tenía un hiji que estaba en primer grado y que estaba empezando a tocar la guitarra y que era muy lindito y que decía cosas re inteligentes y graciosas y me alegraron el viaje (más aún) y no sé.
Chau, banda de felicidad.