22.8.11

cápsula

Como si de repente pudieras encontrar una llave abajo de la alfombra de una puerta y abrir la puerta y cerrarla y quedarte. Como si pudieras encontrar un lugar donde está todo quieto, donde está fresquito pero no hace frío, donde el sol da calor cuando se te empieza a poner la piel de gallina. Como si pudieras quedarte sentada, mirando, envuelta en tul, en seda, en terciopelo. Como si hubieras llegado a un lugar lleno de fotos donde los recuerdos no duelen (porque no duelen), como si pudieras quedarte mirándolos, volver un rato en el tiempo, siempre envuelta en tul. Como si no hubiera nada más allá.
Como si fuera una cápsula de neblina, de café con leche, de la esquina del sillón.