31.8.11

no se dieron cuenta seguro

Pobrecitos. Digo, no se deben haber dado cuenta, porque si no habría que ir y pincharles el ojo.
Situación: clase teórica.
Ubicación: facultad (aviso, porque ellos parece que no lo notaron).
a) Dama o caballero evidentemente descompuesta/o que quería que todos supiéramos que su pancita no estaba feliz. Pobre, no se dio cuenta de que, ademas de él/ella, había otras 50 personas en un aula cerrada y que, siendo la 1:30, la mayoría de nosotros recién habíamos terminado de almorzar. O tal vez ni siquiera había caído en que el jardín se terminó hace un par de añitos (y la primaria y la secundaria).
b) Niño y niña, muchacho y muchacha, jovencita y jovencito. Chicos, buenísimo, me re alegra que estén saliendo, me re alegra que sus hormonas funcionen divinamente, en serio, me pone re feliz. Ahora, eso no quiere decir que esté bien que estén chapando como desaforados en el medio de una clase. Y no, no hace diferencia que la clase fuera lo más aburrido que se haya escuchado jamás ni que ustedes estuvieran cómodamente instalados en la última fila. Claramente colgaron con que estaban en la facultad en un aula llena de gente (igual no me pueden decir que en los 17 pisos todos laberínticos no encontraron un buen recobeco).