19.9.11

pucha, che

Cosa fea que son los duelos.
Sí sí, está todo ese bla bla bla: que sirven para crecer, que achican mochilas, que quitan pesos, que alivian almas, que aclaran vidrios y sandeces del estilo y, principalmente, que son inevitables.
Pero que son chotos, son chotos (y ojerosos y malhumorados y gordos y mal vestidos y desafinados y con demasiada pimienta y con el pelo frizzado y con resaltadores grises y sin bic rosas y con frascos vacíos de Black XS).
Pero bueno, fue la condición (y valió la pena y va a seguir valiendo la pena cada vez, aunque lo que sea).