21.11.11

¿sabés qué?

Tengo ganas de que venga alguien, me deje acostarme en sus piernas y me cuente un cuento mientras me acaricia el pelo.
De eso tengo ganas.

(Estoy notando, calculo que por la altura del año, que mis aspiraciones están un tanto enclenques).