15.3.12

2x1 o ay, qué taradita

Ayer fue un día de mierda, uno de esos días que son de mierda porque sí. Días cruzados.
Y entonces hoy fue un gran día, desde que sonó la alarma hasta ahora, que todavía no terminó pero estoy esperando el pollo con fritas de los jueves.
Fue realmente un gran día, más que nada para mi ego, pero no solamente. No suelo hacer estas cosas tipo diario íntimo y relatar los hechos de mi día, pero hoy estoy tan contenta que no me importa que no hago estas cosas porque odio los relatos diarios en los blogs. Chau, empecé a delirar.
Bueni, no sé. Holi. A la mañana me puse a hacer ejercicios de bioquímica y me salieron. Punto para mí.
Después fui a mi psicóloga, habiendo pasado como 2 o 3 meses queriendo ir y colgando. Fueron buenos 45 minutos, posta que sí.
Tenía 2 horas entre que salí y mi hora para entrar al local. Había pensado en irme a estudiar a un lugar que resultó estar muy lleno de gente, con lo cual no. Caminé y caminé hasta que llegué a un bar a una cuadra del laburo, tranqui. Me comí una ensalada de frutas re rica y me tomé un cortado (en jarrito, guarda) mientras estudiaba y me atendió un mozo viejo re simpaticón. Llegó la hora de pagar, me levanté y fui hacia la caja, le pedí al viejito que me cobrara y él lo miró a Maxi y le dijo "Maxi, cobrale". Maxi era un mocito joven bastante atractivo al que ya había fichado. El viejito me preguntó cuándo rendía, que me había visto muy concentrada, le dije que faltaba mucho, Maxi dijo "Ah, entonces te voy a ver seguido... (empezó a tartamudear) bah, NOS vamos a ver seguido, o sea, nos vas a ver a todos, bah, todos te vamos a ver..." y todos nos reímos. Y yo decidí que ese va a ser mi bar de estudio de ahora en más. Maxi, ahí te veo.
En el negocio entró una viejita que necesitaba unos zapatos que no teníamos y le expliqué dónde conseguirlos y me dio un caramelo, me abrazó y me dio un besito de abuela.
Mi mejor amiga y mi mejor amigo me fueron a buscar la laburo y me acompañaron a la parada. Lindos ellos.
Llegó un bondi y a último momento decidí subirme y no quedarme hablando. Destiny.
En el bondi había un tipo (remarco tipo, no flaco, no chabón) que ya había visto ayer (y él me había visto a mí, nos habíamos visto todo el viaje...). Hoy nos vimos nuevamente. Había mucha gente. Quedamos al lado. Me hice la boludita. Me miraba. Se desocupó el asiento que estaba al lado de él y me lo ofreció, le dije que no, insistió y el bondi no daba para seguirla, así que me senté. Me empezó a hablar de la hora pico, de los colectivos, de dónde vivía, de dónde trabajaba. Se desocupó el asiento al lado mío, se sentó. Descubrimos que labura a 4 cuadras de donde laburo yo. Seguimos hablando. Me tuve que bajar y me dijo "en el próximo bondi la seguimos". Caminé las 2 cuadras hasta mi casa riéndome. Taradita!
Quiero se sea mañana a la noche y viajar en colectivo y que vuelva a estar y hablar y que me pida mi cel o mi mail o algo. Ay, taradita-a-a-a-a-a-a.
Y además mañana es viernes.