11.4.12

abril

Está siendo un buen mes. Siempre es un buen mes porque nací yo igual, así que bueno, con eso estamos cubiertos.
Ahora, ¿viste vos la cosa esta nueva de blogspot para escribir? Es re mágica, me re gusta, parece Word.
Más allá de eso, estaba escuchando la 100 y en un momento el flaquito me tira "30 minutos de lentos, música para escuchar de a dos". Pero contame, amigo, ¿con quién querés que escuche tus canciones del demonio? Son re lindos tus temas, pero los escucho sola, gracias por el consejo. Si me querés mandar alguien que escuche los temitas conmigo, genial, te mando un besote, pero mientras no pienses mandarme a nadie, no me lo digas, ¿dale? Igual todo bien, re lindas las canciones.
Otra cosa iba a decir. Ah, que tengo un cuaderno RE lindo de Snoopy para fisio y una fibra preciosa verdecita y un lápiz mecánico y un resaltador rosa especiales para mi libro hermoso genial divino. Pero igual no, no era eso.
Faltan 11 días para mi cumple y espero mucho cariño, eh. Tampoco era eso.
Creo que próximamente van a echar a la otra chica que trabaja conmigo porque básicamente es una inoperante, lo cual es un bajonazo porque, si bien me levanta el ego a la quinta galaxia, van a esperar demasiado de la pobre enferma que pretende laburar todos los días y estudiar medicina y seguir yendo al gimnasio. Y además mirá si entra una genia total, más genia que yo, y me mandan a la mierda a mí. No, no quiero. Igual me cabe que por un tiempo yo sea la reina del mundo. Va bien. (Tampoco era esto).
Mr. Cortado en jarrito me sigue charlando de la vida, me sigue tirando sonrisitas y estupideces así, pero DALE AMIGO, MEDIA PILETA. O sea, todo bien con eso, pero ADEMÁS invitame a salir.
Quiero mucha ropa, lo cual atenta contra mi deseo de ahorrar para viajar.
Me compré auriculares.
Empecé a leer un libro increíble sobre un señor australiano que se mudó a Londres y conduce un programa radial de madrugada. Es, definitivamente, lo mejor que me pudo haber pasado.
Nunca tuve tantas ganas de tener una clase como ahora tengo ganas de tener mi primera clase de endócrino en fidio mañana (sí, digo "endócrino" en vez de "endocrinología" y "fisio" en vez de "fisiología", me parece que me lo gané).
Bueno, estos últimos días estuve saturando esto de contentidad, así que vamos a bajarla un poco: no te puedo explicar cómo me duelen los cuádriceps. Sí, soy una debilucha cuadricepsmente hablando, ¿qué querés que le haga? Me duele caminar, me duele subir la escalera, pero bueno, ser linda duele. Mentira, no debería doler, pero soy debilucha, así que sí, duele.
Y nunca dije lo que vine a decir en un principio porque, como es lógico, no me acuerdo qué era.
Casi pongo algo tipo "xoxo gossipgirl", pero me contuve.

J