22.4.12

mirá cómo funcionan los 20

Me arreglé las manos, me depilé, me puse crema de coco, me llené el pelo de unos bucles divinos, estrené vestidito, botas y perfume, cené con mi mejor amiga, fui con ella, su novio y mi mejor amigo a ver Titanic 3D, lloré sin que se me corriera el maquillaje, probé la cerveza más rica del mundo. Fuimos a lo de mi antes mencionado mejor amigo, tomamos café, bailamos música ochentosa, comimos chocolate, recibí los regalos más infantiles y geniales del mundo y, a penas me subí al taxi para volver a casa, empezó I don't know why, más que ideal para las calles cuasi amanecidas del domingo de mi cumpleaños. A la mañana me despertaron con un increíble jugo de naranja y ropa alucinante y me llevaron a almorzar a mi lugar preferido.
Recibí un par de mensajitos que no me esperaba e incluso me encantó la simpatía de la gente que me saludó sólo porque Mr. Facebook se encargó de recordar mi natalicio. Y encima me falta el gran festejo gran.
Y encima estoy bien. Y tengo como 3 capítulos de Alma Pirata y varios de Graduados para ver. Pero 'cuchame, ¿falta algo?