30.8.15

Híbrido entre lo que eras y lo que sos. Tríbrido, entre lo que eras, lo que sos, lo que vas a ser.
Tetrábrido, entre lo que eras, lo que sos, lo que vas a ser, lo que pensabas que ibas a ser.
Y después lo mejor. Híbrido entre lo que querés ser y lo que hiciste con lo que eras. Tríbrido, entre lo que querés ser, lo que hiciste con lo que eras, lo que querés ser. Tetrábrido, lo que creés que vas a ser.
Híbridos de tiempo, de emociones, de palabras que inventás en tu cabeza, de emociones que te inventan y vos absorbés para pintarlas, dibujarles encima, colgarlas al revés y reirte un rato.
Híbrido entre la que sos y la que te habla desde algún lugar en tu cabeza, otra voz que es la tuya, que nadie escucha, que es parte del todo, de toda vos. No estás sola (y no tenés esquizofrenia ni trastorno de personalidad múltiple), te tenés a vos. Así tenía que ser, al fin. Porque qué vas a compartir si no estás entera. Sos vos. So´vo´.
Ahora no hace falta nada más. Pongan los fideos, estamos todos.