9.11.09

the end

Antes del 9 de octubre estaba tranquila porque todavía faltaba el viaje.
Cuando pasó el viaje igual estaba tranquila porque faltaba la fiesta.
Ahora pasó la fiesta y tengo purpurina por todos lados, el pelo sucio y ojeras.
Ahora ya no estoy tranquila. Ahora sólo falta el pinturazo de el último día y listo. Se acabó.
Ahora tengo miedo. Avalancha de cambios. Tormenta de novedades. Giros de 180º.
La puerta al mundo real, todavía trabada, me mira con su cerradura, me señala la llave que, sin saber cómo, tengo en la mano y me dice dale, abrí: llegó el momento.