19.12.09

no te la puedo


Se nos rompió el televisor. Decidimos comprar uno nuevo como la gente, pantalla plana y toda la cosa mágica. Ya que estábamos, instalamos Cablevisión Digital. Re lindo, pero la verdad, me chupaba un ovario. Hasta hace 20 munutos.
Resulta que estaba muy tranquila leyendo en mi cuarto mientras mi madre miraba la tele, cuando escucho la musiquita del principio de los programas de dibujitos de Warner (Bugs Bunny, Silvestre y Piolín, etc.). Me causó mucha gracia que mi madre estuviera mirando Cartoon Network y fui al living a molestarla, pero me encontré con algo que me dejó boquiabierta. Un primer plano de Silvestre pensando en el nido de un árbol (un lindo, como siempre) y un logo que no era el de Cartoon Network, sino del de Tooncast. Me llamó la atención el nombre y quise saber a qué hora daban otros dibujitos, enotnces apreté menú para chequear la programación y ahí casi me muero. Apareció ante mis incrédulos ojitos una lista que me llevó, casi casi, hasta el orgasmo:
Coraje, el perro Cobarde.
Las chicas superpoderosas.
Qué historia tan maravillosa el show.
Mike, Lou y Og.
Johnny Bravo.
Los Supersónicos.
Los Picapiedras.
El laboratorio de Dexter.
Soy la comadreja.
El demonio de Tazmania.
Droopy.
HeMan.
La vaca y el pollito.
En ese momento decidí varias cosas (bah, dos). Primero, cuando tenga hijos, los voy a internar enfrente de ese canal para que no vean ningún otro dibujito de esos espantosos que plagaron la tele. Segundo, ya tengo planes para esta noche e incluyen mucho café, mucho chocolate y los ojos pegados a la tele de mi infancia.
Ahora creo que voy a poder superar el trauma que tengo desde que una vez, haciendo zapping, vi a ScoobyDoo en versión 2D, japonizado, y a las Chicas superpoderosas estiradas y con la estética de manga.