6.1.10

listos, preparados, ya

Con las piernas finalmente depiladas, planes copados para los dos próximos días, la expectativa de volver a jazz el lunes y la cura de Mejor Amiga de su puta enfermedad que la mantenía aislada del mundo y alejada de mí, las cosas parecieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeran estar enderezándose un poco. Al menos los ojos ya no están hinchados y pude tirar el vaso con té helado y dos algodoncitos que tenía en la heladera para que mis ojos inflados no hicieran pensar a la gente que me habían cagado a trompadas.
Igual estoy sumamente enojada con mis progenitores por no haberme regalado NADA para reyes. ¿Qué es esto? ¿Quién dijo que a los 17 ya soy grande? Si me decís que a los 18, igual me parece mal, pero bueno, vaya y pase. Ahora, ESTO es i-na-cep-ta-ble... y yo que me había ilusionado con el CH de Carolina Herrera.