9.2.10

Así como arreglado de improviso, mañana a la noche llega P, una amiga de esas íntimas que te contagian alegría a penas las ves venir de lejos. A P la conozco de la primaria y también compartí con ella la secundaria, aunque en cursos distintos. Nada, estoy contenta.
Lo que no me gusta tanto es tener la oreja quemada, porque me arruina el tostado que había logrado con tanto esmero poniéndome protector cada 6 canciones y dándome vuelta como un omelette. O sea, está roja como un tomate.Y además me arde. Y me di cuenta de que hago analogías con la comida todo el tiempo, las sierras me pusieron voraz y no puedo parar de tomar café.