12.6.10

para mí que sí

Que la lluvia es magia.
No es lo mismo levantarte un domingo y tomarte un café humeante que levantarte un domingo y tomarte un café humeante con lluvia de fondo. No es lo mismo una siesta que una siesta con lluvia. No es lo mismo un sábado a la tarde con una maratón de comedias románticas y un pote de helado que un sábado de lluvia con una maratón de comedias románticas y un pote de helado. No es lo mismo mirar el mundial con tus amigas que mirar el mundial con tus amigas escuchando el tic-tic-tic de las gotitas en el vidrio durante el entretiempo. No es lo mismo tirarte a leer que tirarte a leer con lluvia. No es lo mismo salir a dar vueltas que salir a dar vueltas abajo de la lluvia. No es lo mismo escuchar música que escuchar música mientras mirás la lluvia por el balcón. No es lo mismo bañarte, ni escribir, ni dibujar, ni cocinar, ni llorar, ni ordenar, ni estar sentada haciendo nada.
Y no me vas a decir que un par de gotitas de agua de nubes estrujadas hacen eso.
No hay vuelta que darle, es magia lo que llueve.