21.6.10

vajilla emocional

... y es así, a todos nos pasó, nos pasa y nos va a seguir pasando (y lo terrible sería que no te pasara): cuando se te rompe un vaso sentís que se te rompió elúnicovasoqueexistíaenelmundo, y sufrís, y llorás, y te desgarrás por dentro, y es bueno, muy bueno. Después, cuando te volvés a encontrar y te calmás, te das cuenta de que no era el único vaso y de que podés conseguir más vasos y también copas y platos y floreros. Se llama crecer.

Amo las metáforas de mi viejo.