12.9.10

Los domingos dejan tanto tiempo para pensar que a lo largo del día pasé por torbellinos, licuadoras y aplanadoras y al final de la tarde llegué a la misma conclusión que hace diez años: crecer me sigue dando tanto miedo como cuando tenía 8. Bravísimo.