21.10.10

catarata matinal

En media hora tengo que salir para la facu, ¿y? Y nada, no estoy bien, pero no estoy mal. Son esos días que tal vez después se hacen geniales, pero que cuando te levantás está todo dado vuelta, tenés más sueño del normal y de verdad querías seguir durmiendo pero sos tan pelotuda que te da culpa faltar a una fucking clase. Después te tenés que quedar toda la tarde estudiando, que no es que te disgusta, pero es como esa piedritita en el zapato que está ahí, porque onda ¿y si no quiero estudiar justo hoy? Nada, tenés que estudiar igual porque si no después te cogen y chau vacaciones. Pero bueno, la cuestión es que ahora hay demasiada humedad, tengo los ojos hinchados, sueño y ganas de más café que no me voy a preparar porque si no después no paro de hacer pipí y es un embole. Y encima es como que quiero escribir un montón de cosas, pero me surgen así en la cabeza y se quedan como idiotizadas en la punta de los deditos y no escribo nada, sólo estupideces incoherentes, como por ejemplo que quiero suponer que aunque ahora no parezca un día copado, va a ser uno de esos días que se hacen lindos después, porque si lo pensás, si cada día que te levantás medio down lo vas a empezar con mala onda dando por sentado que va a ser una mierda, listo, al horno. Así que voy a pensar que va a ser un día simpático, que la clase va a terminar rápido, que a la tarde nadie me va a romper las pelotas y voy a poder estudiar en paz con mi música bien alta y que voy a terminar todo lo que pretendo, así después no me da culpa y además puedo hacer sólo cosas lindas el fin de semana (en realidad cosas lindas sin culpa, porque las voy a hacer igual, sólo que si sé que debería estar estudiando y no lo estoy, viste, es medio como una garcha). Y escribí toda esta serie de sandeces en 4 minutos, maldito tiempo que no se apura, dale que me quiero ir. No me gustan los colores de mi blog ni el diseño. Ahora voy a gastar el tiempo que me queda antes de irme en tratar de hacer un mundo más lindo (para mi blog nomás, todo no puedo). Y si llegaste a leer hasta acá, cosa que dudo que pase por la largura horrible de esto, te mando un besito y que seas muy feliz y que se te cumplan todos tus sueños y que puedas comer mucho helado sin engordar.