22.5.11

aldo, lalo y dulio

Ellos son los tres nudos que se instalaron cómodamente en el borde medial de mi escápula derecha. Son tan distinguibles uno de otro, tan gorditos y tan dolorosos, que no merecen nada menos que nombres propios.