11.5.12

café y analogías

Apa, buen título, re filosófico, re profundo, onda: guau, esta va a ser una entrada de puta madre.
Bueno, no. El tema es que soy un manojo de ansiedad, no iba a escribir nada sobre esto porque tengo una teoría muy comprobada empíricamente que dice que si hablo sobre cosas muy copadas que están pasando o que están por pasar pero que todavía no pasaron concretamente, después las cosas no pasan. Pero también está sucediendo que decidí que no iba a jugar más así, entonces holi, acá estoy, escribiendo y hecha un manojo de ansiedad.
Lo de las analogías es porque hoy venía pensando en mi estado y se me ocurrió pensar en los pufs, en que de vez en cuando hay que cambiar las pelotitas de telgopor y en que, antes de abrir la bolsota, siempre dije "no pasa nada, la abro y no se me van a escapar las bolitas para todos lados". Y obviamente las pelotitas se rebelaban, se amotinaban y me invadían hasta vencerme. Bueno, ahora igual. Dije "dale, pero no le vas a dar lugar (tanto) a la imaginación, porque después terminas asfixiada por pelotitas de telgopor que al final terminás barriendo con una escoba (o alguien las barre)". Bueno, no sucedió eso, las bolitas volaron y mi imaginación igual. Chau, me fui al carajo de los delirios sin sentido porque escribí banda y no dije absolutamente nada. Bueno, ahora sí.
Pasó que el martes, harta de la inactividad de Mr. Cortado en Jarrito, decidí hacer un último intento y me fui del bar """""olvidándome mi saquito"""". Dos horas después me llega un mensaje "puede ser que te hayas dejado un saquito?" "uy si! qué colgada! guardámelo que mañana paso :)". Y a los 15 minutos lo tengo al pibe entrando por la puerta del negocio con mi saquito en la mano (el bar está a una cuadra de mi laburo, tampoco es que se cruzó un océano). Me puse roja. Pero onda, roja. Tomate, sangre, roja roja roja. "Parece que lo hacés apropósito!" ROOOOOJAAAAA. Al rato, mensaje "con todo respeto, si ya sos linda, cuando sonreís y te ponés colorada sos mucho más linda!". Okey. Saltitos y grititos histéricos ahogados en el baño del laburo. Observaciones: sos muy cursi y medio grasa, pero AY! Mensaje va, mensaje viene. "Esta semana o la semana que viene te espero afuera del laburo y salimos" "dale" "besos linda, hablamos". Dale, quedamo' así.
Miércoles: mutis por el foro.
Jueves: salgo de la facu, voy al bar toda nerviosa, está muy cerca de la entrada, lo saludo como siempre, con la mejor onda, pero como siempre. Pienso okey, no da hacer ni decir nada distinto ahora, todo bien. Me voy a sentar y escucho que Mr. K-po le dice a su co-mozo ¿la atendés vos?. Pienso no, seguro escuché mal. Viene el co-mozo. Pienso okey, esto es un chiste. Me tomo un cortado, completo apuntes de fisio. Hablo por teléfono con nadie para tener una excusa para estar mirando para adelante y ver si por lo menos se digna a mirar para mi mesa. Mira una sola vez y baja la cabeza como un pendejo de 13 años. C'mon. Me levanto, voy a la caja y le pido a otro que me cobre pero me termina cobrando él porque está cerca dela caja. Me da el vuelto y me dice ¿no te olvidás de nada?, no sos gracioso, gil, no, no me olvido de nada, con una cara que dice "no, no sos gracioso, gil". Me voy caminando, indignadísima, ¿¡cuántos años tenemos, amigo!? En serio, half a pila. Llego al laburo y me pongo a hacer cosas sin pensar para descargar energías. Dos horas después voy al baño a mirar mi celular y me encuentro con un "parecerá una estupidez, pero cuando te vi entrar mi fui al maso [¿me fui al maso? ¿¡qué!?], si querés la semana que viene te invito a tomar algo o vamos al cine"  de las 3:15, o sea 15 minutos después de que me hubiera ido, y un "te enojaste o estás ocupada?" de media hora después. Repondí que sí quería salir, claramente, y que estaba todo bien con que se hubiera ido al maso.
Ahora, en serio... ¿qué onda con la madurez emocional de la gente? Si me decís que tengo una belleza despampanante que inhibe a cualquiera o que tengo una personalidad súper que se nota a la legua, okey. Pero no, no es el caso. Claramente. Ahora, más le conviene decirme algo mañana o mandarme mensaje el finde. Y más le conviene no ser un pelotudo. Y tener auto (esto último es negociable, pero qué golazo sería, cómo extraño salir con un flaco que tenga auto y olvidarme de los bondis). Y más le conviene que me parta la boca en una escena súper linda de la cita súper linda que vamos a tener.
¿Expectativas? ¿Yo? No, no.