18.10.09

Tratando de hacer que mis párpados acepten ceder a los pies de la ley de la gravedad y el sueño me invada para poder dormir antes de volver a la rutina, me puse a dar vueltas por muchos muchos muchos blogs y me di cuenta de algo que no tiene ni la más mínima importancia y es lo siguiente: es increíble la cantidad de blogs anónimos que hay (incluyo al mío).
¿Por qué da tanto miedo-vergüenza-pánico-cosita-noséqué decir lo que pensamos-sentimos-queremos-deseamos-soñamos-esperamos-dudamos?
Bueno, sea cual sea la respuesta, gracias internet-blogspot-loquesea por facilitar una copia de la llave del lugar prejuicios-free en el cual podemos gritar sin que nadie escuche y, a la vez, gritar para que todo el mundo escuche.
Y se acabó, me voy a dormir (al menos a intentar).