16.1.10

qué loco, ¿no?

Qué loco cuando las cosas de verdad se terminan. Cuando de verdad hacés click con el botón derecho y apretás 'eliminar'. Cuando te vas a dormir y, acostumbrada, pensás en lo de siempre, pero de repente decís no che, esto ya no va más, en serio se terminó. Y se te hace un vacío. Vacío mental. Vacío emocional. Vacío-lo-que-sea. Qué loco cuando borrás todos los mensajitos lo más rápido que podés para no arrepentirte y para no volver a leerlos. Qué loco cuando decís qué copado que fue, lástima que se haya terminado. Qué loco cuando te ponés a pensar que ya no lo vas a ver más. En serio no lo vas a ver más.
Y es loco también que, a pesar de que no puedo parar de llorar, sé que está todo bien y que gané un montón de cosas re copadas con todo esto y una partecita de mí, por ahora una partecita muy muy muy chiquitita, está contenta. Ponele que con los días la partecita va a ser más y más grande. Y después me voy a Córdoba, me lavo el cerebro con el agua de esos ríos hermosos y listo.
Qué loco, ¿no?