26.1.10

una

Se pone a cortar cebollas y llora. La cuchilla va y viene y ella parpadea rápido y llora.
Ahora bien, lo que no se sabe es si llora por cortar cebollas o si, en realidad, corta cebollas para poder llorar.