10.5.10

¿a mí?

Subte D, estación Catedral. Por ser la primera estación, si bien está un poco hasta las pelotas, podes respirar y contás con cierta movilidad. Me agarro del pasamanos fente a una línea de asientos y examino a la gente. Entre que se suben todos y bla bla bla hasta que se pone en movimiento, tengo tiempo de pasar la mirada varias veces por todas las caras que tengo enfrente. De pronto veo un señor, clásico estereotipo de viejo verde levemente menos viejo. Creo percibir que el señor me guiña un ojo. Pienso que es producto de mi imaginación y de mis prejuicios para con los viejos verdes y que de ninguna manera un tipo con medio dedo de frente le va a guiñar el ojo a una pendeja en pleno vagón de un subte lleno de gente (no da, me parece). Miro para otro lado. Un toque antes de bajar vuelvo a recorrer las caras y esta vez no me queda lugar a dudas: el notanviejitoviejito de mierda me volvió a guiñar el ojo, esta vez sin una puta gota de sutileza y le agrgó un besito y una sonrisa onda "venée mameeta" de dientes amarillos.
Levanté una ceja, dije "pff" y me bajé.