2.5.10

morsa weekend

Dícese del lapso de 3 días en los cuales un mamífero humano muta en mamífero acuático, lentificado y glotón.
Sé que en un futuro no tan lejano ÉSTOS van a ser los fines de semana que voy a extrañar con locura.
Asumirte morsa es un punto importante, porque así podés disfrutar de las morserías como se debe. Mirar películas, maratones de Sex and the City, series random, comer SÓLO cosas que te encantan, pasarte horas dibujando con Norah Jones y Regina Spektor de fondo, acurrucarte en el sillón a leer y que tu viejo te traiga periódicamente tazas de café express.
Hoy a la tarde dejé de ser morsa y me convertí en ameba. Las amebas se mueven un poco más. Fui a Morph con una orden de compra (genial regalo de cumpleaños de una amiga de mis viejos) y me compré un despertador sonriente, una abejita que se estampa contra el espejo y te sostiene el cepillo de dientes, un porta-aritos con forma de maniquí, un lapicero-vaquita de San Antonio y una pincita de depilar con forma de mujer (el vendedor me dijo "te faltan $4, ¿no querés una pincita? Yo las he regalado a varias mujeres y me dijeron que son buenas". Alguien que te dice algo tan bizarro, merece que le compres lo que te ofrece. Igual me aclaró "no es que lo necesites, pero por las dudas". Un par de vendedores se dieron vuelta para ver de quién eran las carcajadas).