4.1.12

ahá, buenísimo, ¿querés que te aplauda?

Hace un tiempo que me vienen dando un poco de asquito las parejitas súper acarameladas
que demuestran su amor en público excesivamente. Digo, estamos en un colectivo, estamos en verano,
hay 936 personas alrededor, ¿es realmente necesario que se pongan a apretar en el medio del pasillito y a decidir, en ese preciso
momento quién ama más a quién? Chicos, economicemos espacio, en serio, quiero llegar a la puerta y no quiero
tener que pasar por el medio de su acaramelado beso. Gracias.
Bueno, pero además parece que estoy un poco distanciada de los sentimientos en general, excepto en lo que refiere a mi mejor amiga, quien se va por 10 días de vacaciones, sin mí, y a quien voy a extrañar mucho.
Pero nada más que a ella.
Esto viene al caso porque en los últimos (voy a decir un número, pero no podría asegurarlo) 6 días me dijeron
que estoy
a) muy perra,
b) muy fría,
c) muy cruel,
d) muy conchuda,
e) muy bitch (usaron esta palabra, no lo estoy traduciendo yo)
Es como que de pronto sólo quiero plata. Me resbalan los dramas, me resbalan un poco los corazones.
Quiero plata porque, ya lo dijo la gran Liza