29.12.12

Es de madrugada pero no tanto. Si fuera escritora seguramente esta sería la hora en la que me sentiría más cómoda escribiendo mis mejores libros. Pero no soy escritora y me acabo de acordar lo rico que me sale el café con vainilla. Eso me hizo pensar en que tengo ganas de que alguien me pida un café y tener que hacer dos pero, dadas las circunstancias, sobredosis de cafeína para mí.
No es muy tarde y tengo un café en mi taza preferida, un par de capítulos de Private Practice, algunos de Girls y dos películas. Como tal vez me quiera ir a dormir antes, me lavé los dientes así cuando tenga mucho sueño sólo tengo que apagar todo.
Podría haber salido, pero ni siquiera me preocupé por arreglar algo. Tal vez, aunque hubiera querido, no hubiera salido nada, pero bueno, who knows.
Fue un buen año este, realmente. O sea, perdí muchos kilos, gané bastante plata, renové gran parte de mi placard (incluyendo zapatitos), incorporé mucha música nueva, conocí gente genial y tomé mucho café. Qué sé yo. Faltaron películas, eso sí. Crédito: la vi a Norah.
La gente dice muchas pelotudeces en sus estados de facebook, onda... no me importa si te duele la cabeza, ponele, podrías tomarte un ibupirac 800, seguro te mejorás.
Me di cuenta de que me gusta mirar por la ventana de noche. O salir al balcón. Me gusta muchísimo, posta.