20.4.13

Algún día, cuando sea una médica súper prestigiosa y tenga mi consultorio y sea jefa de algún servicio de algún hospital y la gente venga desde lejísimos para atenderse conmigo y cuando tenga mi propia cátedra en la facultad, o al menos mi proyecto de investigación, y cuando de unas clases alucinantes a las que todos mueran por ir, ahí voy a leer las pelotudeces neuróticas, melodramáticas y exageradas que estoy escribiendo ahora y me voy a reír a carcajadas.
Mientras tanto, otro café y dos cafiaspirinas, por favor.