20.5.11

ese otro

Y además del duende malcogido del tiempo, está el duende malcogido de las cucharitas. Me parece que es uno que se instaló en mi casa exclusivamente igual. Hace ya unos años lo tenemos con nosotros. Hasta ahora lleva desaparecidas 9 de las 13 cucharitas que había.
Y hoy es ese día que me había dicho a mí que podía ser una gila más, la excusa imbécil para decir que tengo la cotidianidad con agujeritos, que estoy en modo piloto automático y que es un modo que realmente detesto, pero que es el único modo que hay y que podría hablar en segunda persona pero, últimamente, no me animo ni a nombrarte. Ah, y que hay un montón de canciones que, bueno, eso.